El futuro de los juegos web/HTML5

En un artículo anterior, hacía un repaso general sobre los avances más relevantes en materia de tecnologías web de la última década. El objetivo era medir el nivel de madurez de estas tecnologías, para dar una visión con perspectiva a partir de la cual intentar predecir cuál será la evolución de la web como plataforma de juegos en los próximos años. En esta ocasión voy a hablar sobre mi visión de futuro. Obviamente, es un ejercicio atrevido y el tiempo pondrá los puntos sobre las íes. No obstante, me parece un ejercicio constructivo, o sea que bola de cristal en mano, ahí voy.

He dividido el artículo en cuatro secciones, que representan las posibilidades más importantes para revolucionar la industria del videojuego web, así como sus implicaciones en el resto de plataformas.

Nueva plataforma web

Con el lanzamiento de los stores móviles, primero con AppStore y más tarde GooglePlay, se creó una nueva industria cimentada en la plataforma móvil, que como todos sabemos ha experimentado un crecimiento exponencial.

Desde entonces, los videojuegos en la web han sufrido un declive considerable, paralelo al crecimiento de la plataforma móvil. Con una oferta en tipología de videojuegos parecida, los móviles tienen a su favor su despliegue masivo y su uso constante, que hacen posible ofrecer una experiencia de usuario nueva y terriblemente accesible. El resultado fue una migración masiva de jugadores web a la plataforma móvil.

En esos años la plataforma web no podía competir con los móviles, ya que los estándares web eran aún muy inmaduros y orientados principalmente a navegadores de sobremesa. El principal escollo en esa época era que los navegadores móviles no tenían las mismas capacidades que los de sobremesa, por lo que no era posible desarrollar videojuegos web. Simplemente, los videojuegos web en móvil no existían.

No obstante, ahora estamos viviendo un momento sin precedentes en la historia de la web, que puede inclinar de nuevo la balanza. Tras 15 años sin ninguna evolución, prácticamente todas las tecnologías estándar que forman la web han sido actualizadas en los dos últimos años. En mi opinión, esta transición tecnológica tiene un impacto absolutamente radical, que resumo en los siguientes puntos:

  1. Los nuevos estándares permiten crear contenidos que eran imposibles con la versión anterior, rivalizando en posibilidades y rendimiento a lo que los dispositivos móviles ofrecen de forma nativa (2D, 3D, periféricos, sonido profesional, acceso a hardware, etc.).
  2. Los estándares se aplican a todos los navegadores, incluyendo las versiones para móviles. Esto significa que por primera vez en la historia es posible desarrollar videojuegos que funcionan en todos los dispositivos, abriendo el acceso a más de 2.000 millones de móviles y tabletas.
  3. Con los nuevos estándares, las tecnologías no estándar, en especial Flash, utilizadas masivamente hasta ahora para desarrollar videojuegos, ya no son necesarios. Las empresas desarrolladores de los navegadores, han decidido bloquear los contenidos no estándares. Esto fuerza a los miles de webs con juegos Flash a actualizar todo su portfolio.
  4. La web trasciende a los navegadores. Gracias al carácter abierto de las implementaciones de los estándares, es posible desarrollar soluciones a partir de sus proyectos de código abierto (Chromium, V8, Chakra, JavaScriptCore, SpiderMonkey, NodeJS, etc.), lo que permite crear aplicaciones y apps que explotan las ventajas de los estándares web.

Por tanto, la palabra «nueva» que he usado en el título de esta sección tiene vital importancia. Estamos ya en disposición de re-imaginar los videojuegos web, aupándalos a una nueva categoría, dejando atrás la creencia de que sólo pueden ser productos de segunda o tercera categoría. Desde ahora, los videojuegos web son ciudadanos de primera clase que ofrecen contenidos de primera calidad. Es sólo cuestión de tiempo que veamos videojuegos en 2D y 3D, mono-jugador y multi-jugador, con gráficos y sonido de alta calidad, funcionando de forma fluida desde todos los dispositivos. De hecho, las principales webs de juegos web ya están constatando este cambio, como se puede leer en el reciente tweet de Emily Greer, CEO de Kongregate.

Otro aspecto relevante es que el proceso para actualizar la web también ha cambiado de forma radical. Desde ahora, las actualizaciones de los estándares serán mucho más frecuentes, e irán paralelas al avance de las tecnologías. Ya no habrá que esperar 15 años para ver nuevas funcionalidades. De hecho, ya están en marcha las siguientes versiones: HTML5.1, ES7, ES8. Esto asegura una evolución de la web mucho más ágil y por tanto más posibilidades para crear mejores y diferentes tipos de videojuegos.

Además este cambio llega en un momento de masificación severa de los stores móviles, donde para tener visibilidad antes los usuarios, es necesario grandes inversiones en marketing y en publicidad.

Mi opinión es que la evolución reciente de los estándares web, no es simplemente una mera actualización, si no un cambio disruptivo, ya que ofrecen nuevas capacidades que se mueven en otro orden de magnitud. Hay que tener en cuenta que se están habilitando 15 años de progreso en software de golpe. Por eso mi visión ahora más que nunca, es que la web se está convirtiendo en la siguiente plataforma de videojuegos, y que abrirá per sé, una nueva industria todavía por explorar.

El principal reto para que la web experimente un crecimiento exponencial y explote su capacidad multi-plataforma, es que los usuarios móviles acepten de buen grado jugar desde un navegador. Esto es un cuello de botella importante, porque hasta ahora la única forma de jugar a un videojuego era accediendo al store, buscando el juego y descargándolo. De hecho este proceso representa el ciclo de vida de la app y la forma de operar de los usuarios en la plataforma móvil. Este modelo ha creado un hábito en las personas muy difícil de modificar. Sin embargo, nuevas APIs como la de Add to homescreen de Google van encauzadas precisamente a proponer una alternativa. Esta API permite desde una página web, solicitar al usuario si desea crear un acceso directo en el escritorio de su móvil. Si el usuario decide hacerlo, se creará un icono indistinguible de una app clásica, que al ser pulsado abrirá un navegador a pantalla completa, eliminado incluso la cabecera del navegador, haciéndolo también indistinguible de una app. Por lo tanto, la experiencia de usuario será también similar a la nativa. Habrá que esperar para ver si el resto de navegadores implementan esta funcionalidad.

Super-APPs como plataformas

La característica más importante de los estándares web es su naturaleza multiplataforma. La forma más evidente de consumir videojuegos multiplataforma es el navegador, no obstante, no es la única. Las super-apps están creando una nueva tendencia que explota de forma inteligente el potencial multiplataforma de la web. Las super-apps son apps normales que han evolucionado hasta convertirse en plataformas. Esto significa que ofrecen la posibilidad de instalar otros servicios desarrollados por terceros en la propia app. Los primeros servicios ofrecidos en esta nueva modalidad han sido los bots y los videojuegos. El reto fue seleccionar una tecnología lo suficientemente potente, flexible, popular y que funcionara en todos los sistema operativos. Y obviamente, la mejor tecnología para adaptarse y funcionar en un gran número de dispositivos es la web.

Las primeras super-apps en ofrecer juegos HTML5 desarrollados por terceros y embebidos en su plataforma fueron las apps de mensajería Telegram, Kik y Messenger. Lo más interesante de estas apps de mensajería es que en realidad son redes sociales que utilizan los videojuegos como herramienta para aumentar el engagement de sus usuarios. Hay que tener en cuenta que entre las tres super-apps suman 2.000 millones de usuarios al mes. Esto permite a los desarrolladores viralizar sus creaciones explotando las características sociales de estas apps, como retar a amigos, compartir logros, crear rankings, etc. Por otro lado, los usuarios de las apps de mensajería encuentran una opción de entretenimiento instantánea sin la necesidad de salir de la app, lo cual supone una experiencia de usuario nueva. A priori es una apuesta win-win, porque tanto la app, como la comunidad de desarrolladores y finalmente los usuarios, obtienen un beneficio. Habrá que seguir detenidamente la evolución de estas y nuevas super-apps para ver si se consolidan como una plataforma adicional de videojuegos.

Apps como portales de juegos

Otra interesante tendencia que explota la misma característica que las super-apps pero con distinto enfoque, son las apps que actúan como portales de juegos. Son apps que pueden mezclar funcionalidades nativas con videojuegos desarrollados en HTML5. Al igual que las super-apps, las tecnologías web les permite actualizar el portfolio de juegos de forma dinámica e instantánea, es decir, sin necesidad de pasar por los procesos de aceptación de los stores.

Otra ventaja es que al tratarse de contenidos web, también pueden ofrecer los mismos juegos a través de sitios web convencionales, publicarlos en super-apps o incluso terminar convirtiéndose en super-apps. De esta forma explotan al máximo todos los canales. Un ejemplo excelente de este tipo de app es Gamee que acaba de obtener una nueva ronda de financiación de 2.2 millones de dólares.

También en esta categoría pero con enfoques diferentes se encuentran otras dos startups interesantes: Blackstorm y PlatoApp. Blackstorm ha levantado una primera ronda de 33 millones de dólares que van a utilizar para intentar convertirse en una alternativa a las app stores. También han sido una de las empresas seleccionadas para crear uno de los primeros juegos HTML5 para Messenger llamado EverWing. Y hace apenas una semana han anunciado la creación de una empresa llamada R Games junto con el gigante japonés Rakuten. El objetivo es lanzar un portal de videojuegos en HTML5 al mercado japonés y asiático.

Por su parte PlatoApp propone una combinación entre una app de mensajería y juegos clásicos multijugador. Aunque con una ronda inicial más modesta de 3 millones de dólares, Plato está liderada por los creadores de Yahoo! Games, por lo que seguro planteará propuestas interesantes.

Mi opinión es que veremos pronto más startups basadas en este enfoque ya que aprovechan todas las opciones que actualmente las tecnologías web brindan en materia de videojuegos.

Hibridación de plataformas

Las plataformas de videojuegos están formadas por tres pilares: un dispositivo con sistema operativo donde corre el juego, una herramienta con el que desarrollarlo y un marketplace donde distribuirlo. En la plataforma web, debido a su naturaleza abierta, no hay una sola entidad ofreciendo estos tres elementos, sino que delega estos roles a la industria.

De esta forma, la web no tiene una herramienta de desarrollo sino muchas. No existe sólo un marketplace sino muchos. Y no está limitado a un dispositivo y sistema operativo, sino que puede funcionar en todos ellos. Además, a diferencia del resto de plataformas cuyo eje central es un dispositivo y/o sistema operativo privativo como Xbox, Play Station, Switch, Android e iOS en móviles, la web no tiene un dispositivo/sistema operativo destino, sino una implementación del estándar. Es decir, es una plataforma software, comúnmente representada por un navegador web. No obstante, como he comentado en las secciones anteriores, esto está cambiando rápidamente, y el navegador es sólo uno de los ejemplos de implementación del estándar.

Esta tecnología diseñada expresamente para adaptarse a muchos dispositivos y sistemas operativos con características diferentes, está además tendiendo puentes hacia otras plataformas. Con ello, no sólo es la plataforma más flexible, sino que además está evolucionando hacia una plataforma en la que todo el mundo puede estar. De hecho, mi opinión es que es una plataforma en la que todo el mundo querrá estar. Y lo harán a través de tres tecnologías:

  • Emscripten. Permite portar videojuegos desarrollados en C++ y otros lenguajes a Javascript. En realidad, lo traduce a un subconjunto optimizado de Javascript denominado asm. Existen ya muchos ejemplos del uso de esta tecnología.
  • WebAssembly. Aunque todavía se encuentra en desarrollo, representa un punto de inflexión en la producción de videojuegos web. Podemos decir que WebAssembly es la evolución optimizada y oficial de Emscripten. Al igual que éste, permite también portar videojuegos desarrollados en otros lenguajes de programación a WebAssembly, y en general desarrollar módulos muy optimizados para cualquier propósito. Los navegadores podrán ejecutar webassembly de forma segura y con un rendimiento muy cercano al nativo. Todas las herramientas profesionales de videojuegos como Unity, Unreal, etc., ya están trabajando para poder exportar sus juegos a WebAssembly. Esto por si mismo supondrá un desembarco de una nueva categoría de juegos a la web, que convivirán con su hermanos nativos en otras plataformas. Será muy interesante ver cómo evoluciona un mismo juego en diferentes plataformas con campañas de marketing diseñadas adhoc para cada plataforma. Siendo el marketing en web mucho más asequible que en las plataformas nativas, mi opinión es que la presencia de juegos web experimentará un crecimiento en los próximos años.
  • Aplicaciones híbridas. Son apps que en realidad incluyen un pseudo-navegador donde corre el videojuego. La apariencia y la experiencia de usuario es la de una app convencional, por lo que en la mayoría de los casos es indistinguible de las apps convencionales. Muchas empresas deciden utilizar este enfoque, no sólo para videojuegos, sino para todo tipo de aplicaciones, por su versatilidad para portarlo fácilmente a otras plataformas.

Teniendo en cuenta lo anterior y que la web ya representa una plataforma multi-dispositivo, está claro que en breve la concepción de la web trascenderá del navegador de sobremesa, para ampliarse a todos los navegadores, incluidos los de los móviles, las televisiones y otros dispositivos. El hecho de que los videojuegos de otras plataformas se puedan portar a la web con un click hará que las rivalidades o la desconfianza en la web como plataforma de videojuegos se mitiguen. Llegará el momento en el que la web sea una plataforma de destino normal, pasando de desarrollar un videojuego para móvil y «portándolo para la web», a desarrollar un videojuego y portándolo a móvil y a web, por poner un ejemplo.

Conclusion

Teniendo en cuenta lo anterior, está claro que en los próximos años veremos convivir videojuegos desarrollados con tecnologías web dirigidos a los navegadores de todos los dispositivos, videojuegos embebidos en apps, videojuegos orientados a las app de mensajería y videojuegos desarrollados en otros lenguajes y portados a la web. Y todos ellos serán juegos web. Son muchos cambios en muy poco tiempo que producirán un efecto interesante en toda la industria del videojuego. Lo que está claro es que la web es la siguiente plataforma de juegos. Una plataforma nueva y especial, diferente a las existentes, pero que se nutre de ellas y a su vez las complementa. ¿No es alucinante?

Sobre el autor Ver todos los posts Web del autor

raul

Deja un comentario

Tu dirección de email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.